jueves, 22 de noviembre de 2007

BRAVO POR ELLAS

Con permiso y segura disculpa de Quique, de Daniel, del genial Paco Torreblanca, de Kiko, de Paco Pepe y del gran Jesús Muñoz con la admirable dirección del maestro José Manuel Varó, me van a permitir que reflexione sobre lo gratificante y lo reconfortante que resulta ver a cuatro maravillosas cocineras de nuestra provincia representarnos en uno de los escaparates gastronómicos mas importantes del año como es el congreso "Lo mejor de la gastronomía" que se ha desarrollado esta semana en la bellísima ciudad de San Sebastián.
En un congreso en el que se han reunido la vanguardia culinaria destaca la presencia de cinco ponencias técnicas de cocineras (solo cinco ponencias de cocineras frente a las más de cuarenta de afamados cocineros), y de esas cinco, cuatro de mujeres de nuestra provincia y la quinta de la reconocida internacionalmente Carme Ruscalleda. Tenemos la equivocada y extensa sensación de al comer divinamente felicitar al cocinero asimilando que quien nos ha hecho disfrutar con platos excelentes es un hombre y no una mujer. Damos por supuesto que la cocina de autor es eso simplemente, de autor. Pero sin embargo, lloramos de alegría con los platos de la abuela, con la deliciosa y buscada cocina de nuestras madres, las delicias de las cocinas de los conventos…Aunque todavía algunos se empeñen por un protagonismo mediático y buscado, la cocina y la gastronomía no entienden de género, ni de edad, ni de religión, ni de ideas, ni de nada. La gastronomía es uno de los placeres más libres y singulares que existe. El plato y el comensal se unen en una amalgama de sentidos y da igual totalmente quien haya preparado o elaborado el manjar que se nos presenta. La libertad del gusto es algo que nadie nos podrá privar nunca, aparte de los elementos técnicos, los platos que degustamos pasan por el filtro libre de nuestros sentidos y según los tengamos educados, preparados, ávidos o ignorantes nos permitirán alabar o criticar lo que comemos.
María José San Román del restaurante Monastrell de Alicante es un espíritu inquieto que pasea por medio mundo sus acertadas creaciones, suya fue la aclamada ponencia "Ideas con la granada de Elche y Albatera". Todo un placer de saber culinario.
Pepa Romans es un sol de persona y una cocinera impresionante. Pepa derrocha como nadie saberes gastronómicos con la sencillez y la calidez que le dan su amplía experiencia y ese amor sin reservas hacia la cocina mediterránea que borda con sus creaciones. Su restaurante, "Casa Pepa" en Ondara. Pepa Romans disertó sobre "Arroces en conjunción con la ñora y el tomate seco". Casi nada.
Mari Carmen Vélez en su restaurante "la Sirena" de Petrel aplica la sensatez y el buen hacer gastronómico como nadie. Su disertación, un homenaje a uno de nuestros productos autóctonos por excelencia. "La uva del Vinalopó oficiada con talento y naturalidad". Con estos ingredientes de talento y naturalidad seguro que el resultado es un éxito.
Susi Díaz es el premio de la constancia y de la perseverancia. Su labor constante y meritoria la han elevado a las cumbres gastronómica por meritos propios. Su restaurante "la Finca" de Elche crece día a día con paso firme y decidió en pos del Olimpo de los sabores. Sus palabras en Donostia versaron sobre "El turrón llevado a la cocina". Qué Bueno!!!
Cuatro maravillosas ponencias que nos sitúan y nos mantienen en el elenco gastronómico nacional con la fuerza y el empuje que estas cuatro mujeres han sabido plasmar. (Es de ley también nombrar y alabar el buen trabajo que desarrolla Mari Luz García en el Restaurante La cantera de Alicante. El futuro está más que asegurado.) . Bravo por ellas .Reflexionemos.
http://gastronomiadealicante.blogspot.com/