jueves, 22 de noviembre de 2007

Orgullo Gastronómico


 


 

Hace pocos días saltaba a los medios de comunicación la presencia de los diez mejores y más representativos cocineros de España en una cumbre gastronómica en la ciudad de Nueva York. La nómina de estrellas que viajaron cargados de "saberes y sabores" a la gran manzana es un homenaje al magnífico momento internacional que vive la gastronomía española. Ferrán Adrià, Juan Mari Arzak, Dani García ("El Calima", Marbella), Alberto Chicote ("Nodo", Madrid), Martín Berasategui, Joan Roca ("El Celler de Can Roca",Cataluña), Enrique Martínez ("Maher", Navarra) y Paco Roncero ("La Terraza del Casino", Madrid) junto a los alicantinos Quique Dacosta y Paco Torreblanca formaron el "diez" ideal de la gastronomía española. La presencia en es "diez" gastronómico de dos alicantinos es un motivo de orgullo para todo el ambiente gastronómico provincial.

Tanto nuestro admirado Quique Dacosta como nuestro querido Paco Torreblanca han conseguido con su buen hacer, con su innegable labor divulgativa, con sus largas horas de esfuerzo, con sus espíritus inquietos e inconformistas, con unas técnicas de vanguardia y con una desbordante imaginación, que la gastronomía alicantina se sitúe en los puestos más altos del reconocimiento nacional e internacional. Su duro trabajo de años va recogiendo día a día el fruto de su esfuerzo y es un acicate continuo para la inmensa cantera de nuevos valores y nuevas realidades de la buena gastronomía provincial. Hace unas semanas comentábamos en estas mismas páginas el atractivo que va representando la hostelería para muchos jóvenes que buscan un futuro profesional, las figuras de nuestros grandes cocineros y restauradores y la difusión de sus trabajos están ayudando de un manera muy gratificante a despertar estas inquietudes laborales y profesionales. Para toda la familia de la hostelería y la gastronomía de la provincia de Alicante es un orgullo que dos de los nuestros representen la gastronomía nacional y, a la vez, es un motivo de incentivo para todos y que el trabajo diario que desarrollan y desarrollamos con una labor dura y callada un gran número de profesionales reciban y recibamos este regalo en forma de reconocimiento internacional.

La gastronomía alicantina viaja por la autopista de la vanguardia, de la innovación y del buen hacer. En este duro viaje hacia la meta del paladar, la buena preparación , la correcta formación, el trabajo diario y continuo, el esfuerzo de todos y el compromiso firme, es el equipaje ideal para que la travesia del buen comer y el buen beber llegue a su merecido destino.

En la provincia de Alicante podemos disfrutar día a día del buen hacer de una extensísima cantera de nuevos profesionales de la restauración que con su labor callada y anónima han llevado a la gastronomía alicantina a los altares de la gastronomía, por favor cuidémosla. Quique Dacosta y Paco Torreblanca son un ejemplo de ello y un motivo de orgullo gastronómico de todos. Bravo por ellos y gracias por hacernos sentir orgullosos. Reflexionemos