domingo, 11 de noviembre de 2007

BAR LOS BOTIJOS, UN CLÁSICO


 

En la Avenida de Benidorm de la Playa de San Juan, muy cerca del mar, los que disfrutamos y amamos la buena mesa, tenemos un lugar en el que el paso del tiempo y el cuidado y el esmerado trabajo de buenos profesionales han convertido en todo un clásico, el "Bar Los Botijos.

Desde 1988, José y Mariano junto a Isabel y Aurora, procedentes de León, han sabido ganarse el reconocimiento y el aprecio de una clientela fiel. Su secreto es la elaboración de unas muy cuidadas especialidades poniendo en ellas todo su cariño y su buen trabajo. El "Bar Los Botijos" es, sobre todo, un negocio familiar en donde se respira el buen ambiente y la cordialidad que siempre deben de acompañar al disfrute de la buena gastronomía. Su firme apuesta por la calidad les lleva a la preparación de unas tapas tanto calientes como frías en las que apreciamos todo su gran oficio.

En la barra de "Los Botijos" podemos disfrutar con una exquisita variedad de ensaladillas, de unos huevos rellenos de gran sabor, una amplía selección de tortillas caseras entre las que destaca de una manera especial la tortilla "Botijos" en donde la clásica tortilla española se ve complementada con gambitas, atún y calamares. Toda una exquisitez. No faltan tampoco los salazones alicantinos y los embutidos de León y El Bierzo con una cecina insuperable. También desde este año nos obsequian con un muy bien elaborado Pastel de Cabracho.

De su cocina salen las riquísimas tapas calientes que tanto prestigio les han dado. Los famosos "tigres", sus deliciosas y sabrosas "croquetas caseras de jamón o bacalao", unos "callos" supremos, los calamares de bahía a la plancha o la romana y unos choricitos calentitos y apetitosos. Pero lo que, sin duda, se ha convertido en un referente claro de "Los Botijos" son sus deliciosos "Chichos" que con su suave adobo que son una delicia para nuestros paladares. Su cocina también prepara unos muy completos y variados montaditos y una gran selección de bocadillos.

Todas estas especialidades se complementan con unos muy apetecibles "menús diarios" en donde se pueden degustar platos de cuchara como lentejas, garbanzos y buenos guisos. Tampoco falta en su oferta unos gustosos arroces y unos platos combinados en los que podemos encontrar todo lo que nos guste.

Sus postres son caseros y la bodega es variada con vinos de Alicante, Rioja, Ribera del Duero y, cómo no, del Bierzo., aunque lo más demandado son su especial sangría y sus cervezas bien tiradas.

Desde luego, todo un clásico.