domingo, 11 de noviembre de 2007

De Tapeo en Hogueras


 

La fiesta del fuego vuelve a nuestra ciudad con su desbordante derroche de alegría, pólvora, fuego y pasión. Alicante entero arde en pasiones y el bullicio se convierte en un susurro de buenos momentos. Vuelven las deseadas Hogueras y con ellas todo un cúmulo de sensaciones y emociones contenidas durante el largo año fogueril.

Es tiempo de cosechar los frutos del arduo trabajo anual y disfrutar del esfuerzo común pero también es el tiempo de las comidas y las cenas acompañados de nuestros buenos amigos, es tiempo de recuperar y gozar con la sana y saludable costumbre del aperitivo, es el tiempo propicio e idóneo para recorrer los innumerables establecimientos gastronómicos de nuestra ciudad. En los barrios, en el centro o en las afueras un sinfín de buenos y abnegados profesionales abre de par en par sus establecimientos, su trabajo y sus corazones para compartir con todos nosotros estos momentos de fiesta, alegría y fuego. Llega el tiempo donde el buen comer y el buen beber encuentra su mejor momento, la fiesta del fuego se convierte en una autentica fiesta para nuestros sentidos.

Todo el panorama gastronómico alicantino se viste de gala, durante estos días especialmente, para ofrecernos todo un suculento y amplio repertorio de platos tradicionales y vanguardistas con la calidad de unas materias primas autóctonas y rebosantes de frescura. Cocinas de otras regiones también nos ofrecen un singular abanico de propuestas que harán que nuestro mundo de sensaciones gastronómicas en Hogueras alcance toda su plenitud.

El mundo de la hostelería y la restauración alicantina vive durante las Hogueras su momento cumbre anual y derrochan pasión, sentimiento y trabajo para poder ofrecernos todo un mosaico de saberes y sabores gastronómicos. De las ricas huertas alicantinas y de su comarca llegan a nuestra ciudad las tan esperadas "brevas", rebosantes y llenas de sabor y aroma. Deliciosas verduras, frutas de temporadas, las espectaculares "peritas de San Juan", tomates dulces y puros o habas tiernísimas, llenaran nuestras mesas de sabores y olores puros de nuestra variada y viva huerta alicantina. Los maestros artesanos trabajan sin descanso para llenar nuestros bares y nuestras barras de las deliciosas "Cocas en tonyna" que no pueden faltar en ninguno de nuestros banquetes fogueriles. Carnes y embutidos de primera, los guisados tradicionales, las olletas y los mejores arroces nos acompañaran estos días en nuestra agradable travesía gastronómica y fogueril. De nuestro mar disfrutaremos de los mejores mariscos, el pescado fresco y de temporada, el calamar de potera, las ricas canaillas, las deliciosas y dulces quisquillas, la frescura viva de nuestra gamba roja o los pescados de bahía.

Las Hogueras nos permiten unir y disfrutar de la pasión del fuego, el derroche de la amistad, el placer de la mesa y el goce de la buena gastronomía alicantina. Buen provecho y buenas Hogueras.