jueves, 22 de noviembre de 2007

La Nova Cuina

Esta sección nació y, desde entonces, se fundamenta en la difícil pero gratificante labor de dar a conocer establecimientos de hostelería, bares o lugares de restauración, que tuviesen singularidades especiales. Lugares que fuesen nombrados y reconocidos por sus especialidades, por su buen hacer o por esas pequeñas cosas que nos animan a conocerlos. En pleno centro de Alicante en la calle Arzobispo Loaces, existe un lugar que desde luego cumple los objetivos de la labor que nos marcamos
La nova Cuina es un coqueto y precioso espacio que fue creado a mediados de los años ochenta por Mari Carmen, quien después de veinte años de dura labor entregó el testigo gastronómico a su hijo Javier, formado en grandes restaurantes de Alicante o en el magnífico "casa Robles" de Sevilla, que se ha puesto al frente del negocio para revolucionar la gastronomía de la zona y crear un recodo de encuentro de nuevas y variadas realidades gastronómicas. Con unos buenos fundamentos técnicos y una ilusión y creatividad desbordante, ofrecen un menú que va cambiando a diario y que se aclimata a los fríos, a los calores, a las temporadas de los alimentos o de las verduras, a la época de las setas, a los platos de caliente en invierno o a las delicias de los platos de primavera, de otoño o de invierno. Todo un ejercicio que nos permite disfrutar de entradas tan suculentas como "la ensalada de queso de cabra gratinado con cebolla confitada", las "endivias con Magret de pato", las "milhojas de salmón ahumado y crema de bacalao" o sus ensaladas tibias, el maravillosa "salmorejo", las ricas "fusiones" o la especialidad del singular pastel de cigala y langosta con salta tártara.
Como platos podemos degustar unas "manitas de cerdo deshuesadas rellenas de trufas y boletus sobre un pastel de hojaldre" , o una rica creación de Mari Carmen que Javier actualiza que es el "bacalao en confit con muselina gratinada", también como carne el jugoso "solomillo de ternera con foie-gras natural", el "pastel de bacalao y pimientos del piquillo", los crepes rellenos, la "ventresca con gulas a la bilbaína" y el resto de especialidades que destacan por el cuidado y el mimo de las materias primas y por la honestidad y la técnica que emplea Javier en sus elaboraciones. Todo un logro.

Los postres caseros y especiales, donde cobra protagonismo la tarta de cinco chocolates que es verdaderos placer para los amantes de los dulces especiales.

Su bodega es más que correcta. Tanto en la sala como en la barra, con la gran e inestimable ayuda de Jose, ofrecen un trato amable y servicial que te hace sentir como en casa.

Abren desde las ocho de la mañana hasta terminar las comidas y los fines de semana y las noches sólo abren para cenas o comidas concertadas dando un servicio personalizado y, desde luego, muy especial.

Si nuestro objetivo durante este tiempo ha sido descubrir o comentar sitios especiales, con La Nova Cuina, seguro que acertamos. Buen provecho un saludo