domingo, 11 de noviembre de 2007

Tradición por lo bueno


 

La tradición del aperitivo, de la cena informal, de la "picadita" o el tomar simplemente una buena cerveza bien tirada, es una realidad social en la que todos somos partícipes. Los bares y las cervecerías que llenan nuestra provincia son los mejores refugios de placer para nuestros abiertos sentidos.

En nuestra agradable misión de contarles las alegrías que reciben nuestros agradecidos estómagos, hoy les proponemos un establecimiento en el que el buen hacer, el respeto por lo tradicional y el cuidado en el trato colma nuestras ansias de goce.

En Benalua, barrio de gran tradición de buenos bares y cervecerías, se encuentra la "Cervecería Víctor". Los hermanos David en cocina y Víctor en la sala y barra, mantienen y perduran la tradición de un establecimiento que su admirado padre, el Sr. Víctor, fundó hace más de veinte años. Su mérito es la conjunción de una dedicación por y para su establecimiento y un amor y cariño profundo hacia su profesión en la que son un buen ejemplo de constancia y profesionalidad.

La barra de la "Cervecería Víctor" es un placer para la vista, la gran variedad de productos y especialidades que se abren a nuestros ojos deja nuestro apetito ávido de sensaciones. En su barra destaca su vitrina con más de treinta y cinco tipos diferentes de sugerencias entre las que sobresalen su exquisita y muy demandada ensaladilla, los diferentes tipos de pinchos, las croquetas caseras, el salpicón de marisco, el pulpo a la gallega y sus deliciosas "papas arrugás". De su cocina, que tan bien cuida y dirige David, salen las especialidades calientes como por ejemplo, unos callos supremos de sabor y textura o unas manitas de cerdo suculentas y ricas en aromas y sabores. Su admirable oferta de aperitivos se complementa con una cuidada y seleccionada compra en nuestros mercados tradicionales del mejor pescado y marisco de la costa. Podemos degustar unos fresquísimos calamares de potera, los pescaditos fritos, los calamares a la romana, la sepia y todo tipo de moluscos como las navajas vivas de divina presencia, unas muy bien hervidas nécoras, los berberechos y, siempre que hay buenas, unas deliciosas "canaillas". De la mar también surten su barra con las deliciosas quisquillas de nuestra bahía y nuestras más que apreciadas gambas roja.

Mezclando la tradición con la nueva vanguardia culinaria, David también nos aconseja el "Revuelto de morcilla con Foie-Gras" que tantos halagos provoca entre sus clientes y amigos. Pero donde más reconocimientos consiguen la "Cervecería Restaurante Víctor" es con la elaboración de unos supremos arroces que hacen que nuestra visita a su agradable casa sea una alegría completa.

En su casi veintiún cumpleaños siguen con el propósito firme de su compromiso con las cosas bien hechas. Toda una lección de buen hacer.