domingo, 11 de noviembre de 2007

Cervecería Mavi


 


 

Hay lugares y establecimientos en los que sólo evocando su nombre son capaces de trasladarnos mentalmente a buenos recuerdos, a felices sabores y a sensaciones de placer. Esta alegra cualidad sólo se consigue en los bares o cervecerías en los que la gastronomía alcanza su máxima expresión. En el alicantino barrio de Carolinas se encuentra la Cervecería Mavi, todo un referente gastronómico de la ciudad de Alicante, allí la buena gastronomía revive y pervive con el encanto que otorga la tradición, el buen hacer y el trato agradable.

Nuestro admirado y querido Luís (desde los once años en este mundo de la hostelería) junto a su mujer Virtudes, su hermana Jacinta en la cocina y con el relevo generacional presente en su hijo Pedro y con la ayuda de Rubén, abren cada día de par en par las puertas del Mavi con cariño y alegría desde hace ya casi veintidós años y reciben a una clientela fiel que acude desde todo Alicante y su provincia con la seguridad de poder degustar las mejores materias primas servidas con la simpatía de todos los que componen la familia del Mavi.

Luis cada mañana acude al mercado central a comprar el género que luego expone en su colorida barra, "hay que ver lo que uno compra, tocarlo, observarlo o rechazarlo para poder llevar cada día lo mejor del mercado para mis clientes" nos dice con su sincera maestría Luís. En su barra se aprecian estos productos con la frescura que salta a nuestra vista a y nuestros agradecidísimos estómagos. Marisco de una calidad excepcional, exquisitas canaillas, gamba roja de bahía para la plancha o hervida, unas cigalas para la plancha espectaculares, riquísimos percebes (sólo cuando son los mejores), ostras gallegas, berberechos naturales y, sin duda, sus demandadísimas quisquillas hervidas en su punto justo y con el sabor que la frescura da. En su barra tienen cabida también los mejores salazones de almadraba, muchos de ellos caseros y elaborados con los métodos tradicionales de siempre. Los embutidos ibéricos rebosan de calidad y armonía en sus sabores, una buena selección a la hora de su compra garantiza el deleite de los clientes.

En la Cervecería Mavi el jamón ibérico cortado a mano con maestría, junto al pan tostado con tomate de nuestra huerta rallado al momento y con aceite de oliva virgen de nuestra montaña alicantina, es un verdadero placer para nuestro gusto.

En su cocina elaboran platos sencillos con el sabor del buen hacer, el calamar de arrastre o el rico sepionet en su punto perfecto de plancha, ni muy pasados ni crudos. El bonito en escabeche de elaboración propia es un clásico entre los clásicos y un plato obligado junto a las extraordinarias croquetas caseras de bacalao. La vanguardia llega con exquisitos montaditos entre los que destaca el de ternera con Foie-gas. Todo un lujo.

Luís y Pedro cuidan de una manera admirable su oferta de vinos y han conseguido crear una bodega, con cava de vinos incluida, más que recomendable con interesantes referencias (se nota la mano y el consejo amigo de Nacho Coterón, toda una garantía).No hay que dejar de probar su maravilloso vermú casero.

La calidad humana de Luis se manifiesta en el recuerdo a dos de sus maestros, su amigo y admirado José Manuel Varó y el querido y añorado Fernando Gil. Todo un ejemplo de amistad y reconocimiento

La Cervecería Mavi, un referente de la buena gastronomía.