domingo, 11 de noviembre de 2007

Cuidar, mantener y adaptar las tradiciones al panorama gastronómico actual, es una labor que requiere unos principios sólidos y afianzados para lograr el éxito. La Cervecería El Merengue desde octubre de 1969 apostó por ser fiel a los principios básicos de nuestra querida gastronomía alicantina, los mejores productos y las cuidadas y elaboradas recetas tradicionales sin olvidar la adaptación a la nueva vanguardia culinaria que nos envuelve. El señor Paco quien hoy a sus noventa años sigue atento a su querida cervecería, junto a su esposa la señora Nati y a sus hijos Paco y Manolo cada uno de ellos hoy al frente de El Merengue I y del Merengue II(desde hace nueve años), sembraron la semilla de la mejor tradición gastronómica alicantina que hoy en día sigue floreciendo con salud de hierro.

La base de su éxito se afianza en el cuidado y selección de las mejores materias primas y en las elaboraciones tradicionales. Sus platos y aperitivos rebosan la sencillez y el buen sabor que sólo el esmero y cuidado continuo consiguen. La compra y selección diaria en los mercados centrales de las carnes, el pescado, el marisco y los productos de nuestra rica huerta, aseguran la calidad de sus propuestas.

Tanto en la Cervecería El Merengue I en la Avenida de Alfonso el Sabio como en El Merengue II de la Avenida Aguilera podemos degustar los clásicos aperitivos y tapas alicantinas. Una suprema y sublime ensaladilla es inicio obligado a nuestro viaje por el placer de los sabores, mariscos de frescura inigualable, deliciosos calamares a la romana, sepia y sepionet a la plancha, pulpo a la gallega tiernísimo, atún de hijada sublime y los famosos "grillos" alegran y reconfortan a nuestro estómago en este maravilloso recorrido. Su amplia selección de ricos montaditos y sus maravillosos canapés son una verdadera delicia para los sentidos. En su cocina elaboran las más ricas recetas tradicionales que la señora Nati creó y enseñó para deleite de todos como los suculentos callos, la primorosa carne en salsa o las espectaculares manitas de cerdo que conservan todo el sabor de la rica cocina de siempre.

Las ricas cervezas bien tiradas y servidas, y una cuidada bodega junto a sus ricos postres caseros son el colofón perfecto.

En El Merengue se respira y se vive el trato agradable y servicial de todo su personal que junto a Paco y Manolo con el relevo generacional de sus hijos, cuidan y miman con la devoción y el cariño que da el amor a la dura profesión de la hostelería. Todo un ejemplo.