jueves, 6 de diciembre de 2007

UN CHAFLÁN DE SABORES ALICANTINOS

Una de las mayores ventajas del universo gastronómico reside en la gratificante realidad del descubrimiento de lugares y establecimientos singulares que cuidan, miman y se esmeran en apuestas gastronómicas más que interesantes.

En el tan alicantino barrio de Carolinas se sitúa el Bar cafetería "El Chaflán", un lugar en el que se respira alicantinismo por doquier. José Montserrat junto a su esposa Reyes abrieron hace cuatro años este coqueto bar en el que su barra esta presidida por fotos de las Hogueras, (su hija fue Bellea del Foc infantil), por las fotos de Paco Esplá, de los Manzanares y de los escudos del Alicante y del Hércules, toda una exposición de lo alicantino más auténtico. José es un festero completo, pertenece a las Hogueras, a la Semana Santa y a los Moros y Cristianos de San Blas, toda una declaración de intenciones por su amor a la "terreta". Esta pasión por lo alicantino se plasma en su honesta y sincera oferta hostelera. Desde primera hora de la mañana y durante todo el día por "El Chaflán" desfila una clientela fiel que puede saborear unos embutidos ibéricos de primera calidad, un jamón al corte esplendido y una muy lograda selección de las mejores conservas delicatesen. Pero lo que más destaca del Bar "El Chaflán" es su defensa, cuidado y promoción de las bebidas espirituosas y tradicionales de la provincia de Alicante, licores y combinados ya muchos de ellos en desuso y casi desaparecidos que José ofrece y renueva a diario.

Para el aperitivo nos propone el "amarguito", un combinado de vermú casero añejo con Picón y con un chorrito del ya tan desaparecido sifón de toda la vida. Todo un placer para abrir y reforzar el cansado apetito. Con el café licor alcoyano se abre un abanico inagotable de deliciosas propuestas como el "Plis Plai" con Coca Cola, la "mentireta" con limón granizado, el "burret" con refresco de limón y dos propuestas que nos han maravillado y sorprendido, la "negreta" con café licor y cerveza, y el "pingüino" con horchata y café licor. Una delicia.

En el Chaflán tampoco falta un buen "gallo" con Cantabria, jarabe de limón y agua fría o el "nardo" con la inmerecidamente denostada absenta y café licor, los herberos de la montaña alicantina, los combinados de salvia o el tan rico frío o natural copa o chupito de "cantueso". Como no podía ser menos, José ha creado un combinado propio a base de Ricard o Cantabria y menta al que llama el "Chaflanito", todo un logro.

Descubrir y gozar con los sabores alicantinos resulta con el Bar "El Chaflán", una tarea mucho más fácil y amena. Quienes amamos, cuidamos, promocionamos y defendemos nuestros sabores autóctonos tenemos un nuevo motivo para estar de enhorabuena.