miércoles, 11 de noviembre de 2009

CON UN SABOR MUY ALICANTINO

La última jornada del congreso "Lo Mejor de la Gastronomía" ha vuelto a cumplir las mejores expectativas. Una cantidad importantísima de profesionales, que se han ido animando día a día por éxito de esta edición, se han sumado a la larga y muy interesante lista de actividades, talleres o ponencias que concluyeron ayer.

Con un lleno absoluto en los dos auditorios y en las diferentes salas donde se imparten los talleres como el de Martín Berasategui, el de Joan Roca, el magnífico de Massimo Bottura o el de nuestro alicantino Paco Torreblanca, ayer se desbordaron todas las perspectivas en las diferentes ponencias que se desarrollaron a lo largo del día, llenando el ambiente de los mejores aromas alicantinos.

En el auditorio uno de recinto ferial se pudieron compartir saberes con cocineros tan renombrados y reconocidos como el gran Manolo de la Osa de "Las Rejas" en Las Pedroñeras, los italianos Ilario Vinciguerra de la "Antica Trattoria Monte Costone" en Galliate Lombardo y Massimo Bottura de la "Osteria Francescana" en Módena, el belga Anthony Delhasse de la "Hostellerie du Postay" en Wegnez-Pepinster, la genialidad del japonés Yoshiaki Takazawa de "Aronia de Takazawa "en Tokio, el americano Grant Achatz de "Alinea" en Chicago, el francés Marc Veyrat de "La Maison de Marc Veyrat" en Veyrier-du-Lac y la siempre didáctica y amable lección del maestro Martín Berasategui a los quienes se unieron tres ases de los fogones alicantinos para llenar el ambiente con los mejores aires de sabor alicantino.

Si el martes le correspondió demostrar todo su buen hacer, su personalidad y su visión singular de una gastronomía cercana a Mari Carmen Vélez de "La Sirena" en Petrer y a nuestro más reconocido cocinero internacional Quique Dacosta, y durante estos días han estado en el congreso cocineros y cocineras alicantinas como José Manuel Varó de "Maestral", Mikel Ruiz de "La Seu", Paco Gandía de Pinoso, Ángeles Tormo de "Ca l´Angeles" de Polop, Cristina Figueria del "Xato" en La Nucia, Julia Lozano y Javier Alguacil de "El Faralló" en Denia, José Juan Castello del "Piripi" o César Marquiegui de el "Nou Manolín", María José San Román del "Monastrell" y "La Taberna del Gourmet" y el maestro Paco Torreblanca( sin olvidar a Nazario, Ladis, Cruz, Dani Frías, Federico, Jaime… y tantos más) ; ayer miércoles le correspondió el turno a tres cocineros y cocineras de nuestra provincia que representan lo mejor de una gastronomía alicantina que se va consolidando día a día en el Olimpo del sabor: Alfonso Egea, Susi Díaz y Kiko Moya.

Con una estrella Michelín cada uno de ellos, a los que se suman las dos de Quique Dacosta y la de la maravillosa Pepa Romans, ayer miércoles desplegaron un maravilloso abanico de sabores ante un público cómplice y entregado.

Alfonso Egea del restaurante "Casa Alfonso" en Orihuela Costa (y ahora con otro establecimiento en Murcia capital con un estilo más informal) es un humanista metido en la cocina. Su calma, transmisión, humor y pasión se trasladan en forma de saber hacia unos platos que conectan desde el primer momento con el comensal. Su secreto es la sinceridad y la verdad que pone en cada elaboración y ayer lo demostró con la preparación de un delicioso "hervido de pescadilla con patata, judía verde y acelga".

Susi Díaz ha conseguido con un tesón envidiable y con un trabajo y dedicación titánicos, estar por meritos propios y de toda su gente, entre las elegidas del saber culinario. Su implicación en la gastronomía parte como ella dice de la "investigación de los recuerdos" y con esos recuerdos y un técnica y conocimientos de vanguardia de primer nivel, se adentra el mundo de: "uno de nuestros mayores patrimonios de la gastronomía alicantina como son los arroces, pero de una manera especial en la que con unos mismos ingredientes se pueden preparar diferentes arroces, con diferentes texturas, sabores, formas, arroces crujientes, snacks…". Dos preparaciones. Una desde el respeto y otra desde la evolución. En sus platos la estética y la fe ciega en su elaboración, consiguen el equilibrio perfecto para deleite del comensal.

"La Escaleta" en Cocentaina, templo del gran cocinero Kiko Moya, es un lugar ideal para poder disfrutar con todos los sentidos de una gastronomía cuidada, sencilla que busca lo esencial, que no añade nada superfluo y que rebosa corazón y sentimiento por el producto y la materia prima. Sus propuestas muy claras: dos arroces, en los que se puedan descubrir texturas y sabores diferentes, uno seco y otro meloso. "el pichón rosado con sustancia de arroz venere" y su admirado y reconocido "arroz seco de callos y atún".

Si durante estos días en el congreso ha desfilado lo mejorcito de la gastronomía provincial es de necesaria y obligada referencia (comentado explícitamente por todos los profesionales de la cocina que han participado en este congreso) la inestimable ayuda, dedicación, esfuerzo e ilusión de toda la gente que les ha ayudado a poder elaborar sus platos, en especial a los alumnos de los CDT de la provincia quienes han podido compartir escenario y fuego con los mejores cocineros del mundo. Un lujo que los profesionales de la gastronomía del futuro han sabido aprovechar.