lunes, 23 de noviembre de 2009

CERVECERÍA SENTO, UNA PEQUEÑA GRAN BARRA

Siempre es una alegría para los buenos aficionados a las cosas del comer que un establecimiento con historia y un apetitoso pasado gastronómico, haya vuelto a situarse de nuevo en el candelero del tapeo alicantino.

La cervecería Sento, situada muy cerca de la Rambla en la calle Teniente Coronel Chapuli y con casi cuarenta años entre los alicantinos, lleva desde hace tres años un camino de consolidación y de recuperación de la buena gastronomía de sus inicios. Con Pedro Arconada, un joven y muy atento profesional de la hostelería al frente desde hace tres años, la cervecería Sento ha recuperado muy satisfactoriamente el buen hacer que marcó siempre el caminar de esta pequeña pero gran barra alicantina.

Con el trabajo, tesón y una dosis muy grande de Ilusión, la cervecería Sento sigue apostando por buenas materias primas, buenos productos del mercado diario, trato familiar y agradable y una oferta gastronómica completa y variada para satisfacer al comensal.

Desde la mañana hasta la noche la barra, y en especial su plancha, prepara buenas parrilladas de verduras de la huerta, ricos calamares de potera o el tan alicantino hígado a la plancha. Un buen jamón al corte, unas patatas arrugadas con su alioli y un especial revuelto de salados con mojama, hueva y el toque distinto del jamón y el lomo ibérico, hacen que los aperitivos den paso a sus reconocidísimos montaditos como el especial de solomillo de buey con foie-grass, la "marinera" compuesta por una rosquilla de pan con ensaladilla y anchoa, o el famosísimo "Sento" con lomo adobado, champiñón, pimiento y mayonesa, todo un clásico en la restauración alicantina.

De su pequeña cocina también salen a diario muy buenas ensaladas especialmente elaboradas con lo mejor de la huerta y el mar, tortillas muy sabrosas con su correcta textura y sabor, y siempre que los haya buenos en el mercado también berberechos y mejillones gigantes.

En el Sento se tiene un especial cuidado con sus vinos de tapeo y con las referencias de varias denominaciones de origen que Pedro selecciona para acompañar sus buenos platos.

Con este buen hacer de las gentes de la cervecería Sento, la ciudad de Alicante ha recuperado sin duda un lugar donde la gastronomía alicantina haya su justo refugio para deleite de los que gozamos con lo mejor de nuestra terreta.