sábado, 6 de noviembre de 2010

La bondad en la cocina


Martin Berasategui rebosa bondad culinaria por los cuatro costados y se manifiesta en elaboraciones llenas de sentimiento, pasión y amor a su profesión. Como el mismo dice: “ Soy un privilegiado de poder llevar treinta y cinco años disfrutando con lo que hago, gozar con la alegría de los demás y seguir creciendo y aprendiendo día a día”. Para Martín. “la cocina es la aventura del vivir, es crecer y disfrutar, es una filosofía de vida que se basa en la felicidad”.
Su carácter es abierto y franco, derrocha simpatía, posee la virtud del comunicador afable que transmite toda su bondad: “es para mí un tremenda alegría poder venir a Alicante, donde me encuentro casi como en mi propia casa. Los alicantinos tenéis un carácter maravilloso, sois todos unos campeones, habéis sido capaces de ser autocríticos, buscáis la excelencia y no tenéis techo en vuestro afán de superación. Ese merito os lleva a tener un congreso que es un gran éxito profesional y, lo más importante, popular.”
Tiene muy claro las sensaciones de sus sentidos: “sobre un aroma, siempre tengo presente el azafrán; cuando pienso en su sabor se vienen a mi mente enseguida el sabor de unas buenas cocochas; para el tacto , el paladar; al pensar en un sonido que me traslade y que al cerrar los ojos sienta, la tamborrada de San Sebastián; y , cómo no, si tengo que recordar una vista o una imagen que llevo siempre en el corazón, un amanecer en el faro de Donostia todavía me emociona al recordarla.”
Bondad y cocina unidas en un tipo realmente entrañable.