jueves, 3 de junio de 2010

NOU MANOLÍN, “LA BARRA”

El restaurante Nou Manolín es sin duda, un templo gastronómico y un lugar de referencia en la ciudad de Alicante. En sus casi cuarenta años de historia ha acogido a varias generaciones de amantes de la buena mesa, el buen trato y la agradable compañía. Sus amplios y variados comedores son el mejor cobijo para disfrutar de su buena cocina de mercado, pero su barra es "la barra" por excelencia. Un espacio en el que el producto y las mejores materias primas de la compra diaria se unen en una agradable sintonía de sabor y emociones.

El pasado mes de Abril la barra del Nou Manolín cerró durante unos días para realizar unas suaves mejoras, casi imperceptibles, pero manteniendo toda su esencia y raigambre. Más luz, nuevas vitrinas dejando más espacio en la barra, una nueva iluminación, unos delicados y cómodos barriles en forma de mesa en lugar de la contra barra, nuevos muebles centrales, y, cómo no, todo el sabor de siempre de la barra del Nou Manolín.

La familia Castello, con el gran Vicente a la cabeza, con Silvia o José Juan, mantienen intacta su acertada filosofía de trabajo continuo, de dedicación y servicio, y de poner todo su cariño, pasión e ilusión por complacer a sus visitantes dándoles lo mejor de ellos en forma de cuidados platos, ricos vinos y espectaculares postres.

Sabores, texturas, frescura, y, sobre todo, materias primas de calidad, son la base en la que se asienta la barra del Nou Manolín. Un cuidado exquisito y medido en la compra diaria, una selección de los mejores productos y un compromiso fiel con la calidad, hacen de la barra del Nou Manolín todo un lujo para los sentidos con su famoso "paseíllo" en el que rompen el ruedo gastronómico con exquisitos manjares como el "Pintxo Picasso", las "patatas de rio horneadas", la "ensalada de alcachofas", las siempre demandadas "berenjenas gratinadas", o el "foie de pato en escabeche con gelatina de moscatel". Deliciosas frituras con espectacular frescura y un marisco diario lleno de sabor de mar mediterráneo como la siempre maravillosa gamba roja de Denia, traída expresamente a diario rebosando sabor, frescura y amable gusto, llenan de sabor la cómoda barra del Nou Manolín.

Platos diarios con los mejores guisos de la cocina alicantina y de otras regiones como el "guisado de la abuela" o el "rabo de toro estofado". Unas "manitas de cerdo" que causan verdaderas emociones o unos callos sublimes ya merecen la visita a la barra del Nou Manolín. Aunque la barra va más allá y los sabores continúan en forma de exquisitos y variados arroces, suculentas carnes y los mejores pescados de todo nuestro rico litoral. Una bodega cuidada, extensa y con las mejores referencias del momento, y unos postres con los que volver a nuestros mejores recuerdos, harán que la barra de Nou Manolín, aunque suavemente reformada, siga siendo "La Barra".