miércoles, 17 de julio de 2013

El restaurante @alsantuario de Jávea recupera recetas romanas de la gastronomía de la felicidad.

NOTA DE PRENSA 
LOS RESPONSABLES DEL ESTABLECIMIENTO ELABORAN PLATOS CON SALAZONES Y PRODUCTOS NATURALES EXTRAÍDOS DE UN ESTUDIO SOBRE LOS SIGLOS IV A VI D.C


Jávea 17 de julio de 2013.- El restaurante Al Santuario en Jávea, recientemente inaugurado por Grupo Huerto del Cura, ha recuperado recetas de la época romana de la llamada gastronomía de la felicidad. Tras un riguroso estudio los responsables del establecimiento elaboran platos basados en salazones y productos naturales de la zona tal y como lo hicieran los pobladores romanos entre los siglos IV y VI d.C .


El Levante español, desde los fenicios, ha procesado el pescado de diversas formas para su comercialización. Durante los siglos IV a VI d.C. en toda la provincia de Alicante existieron piscifactorías y fábricas romanas de salazones. En las localidades como Denia, Calpe o El Campello la comercialización de pescados y sus derivados fue uno de sus motores económicos.

 Este desarrollo fue además impregnando a la cultura local de recetas elaboradas con los famosos salazones y el garum, aceite de pescado de gran sabor, al cual se le atribuían especiales que otorgan felicidad a quien las consumía. Durante esta época,  el área de Levante crecía económicamente, siendo habitual según los historiadores la celebración de banquetes, festines y la búsqueda de nuevos platos que otorgasen alegría y bienestar, creándose una cultura gastronómica muy rica, que ha llegado hasta nuestros días.

Moretum al estilo Virgiliano, pasta hecha en base de ajo y apio para untar en pan o el dentón con reducción de garum, son algunos de los  platos a los que los romanos atribuían estas especiales propiedades. El restaurante Al Santuario los ha recuperado y sirve a sus clientes como parte de su propuesta ‘Mediterranean Mood Food’.


Para María Teresa Orts, directora del Grupo Huerto del Cura, “La gastronomía en el Levante ha sido desde siempre de vital importancia. La riqueza del mar, la tierra y el excepcional clima han proporcionado productos de altísima calidad para la cocina desde  hace más de 2.000 años y una cultura gastronómica basada en el disfrute. Desde el Grupo Huerto del Cura pensamos que la cocina ha de aportar felicidad, por lo que hemos realizado una investigación para averiguar cómo nuestros antecesores llegaron a esa gastronomía de la felicidad y poder ofrecérselo a nuestros clientes”.