sábado, 12 de diciembre de 2009

ESPECIAL DE NAVIDAD DIARIO INFORMACIÓN

MOMENTOS PARA COMPARTIR


 

De nuevo, la Navidad ha irrumpido en nuestra rutina anual. Llega el momento ideal de poder compartir con nuestros seres más queridos momentos de alegría, felicidad, paz y amor.

Con la llegada de estas entrañables fechas navideñas las mesas de nuestras casas, o la de los buenos establecimientos de hostelería de nuestra provincia, se convierten en el punto idóneo de reunión para poder disfrutar con la familia, los amigos y los seres más queridos, momentos agradables y placenteros, convirtiendo a la gastronomía en el hilo conductor de nuestra celebración.

Varios días son los señalados en nuestro calendario navideño para la reunión alrededor de nuestras mesas: la cena de Nochebuena, la comida de Navidad, la cena de Nochevieja, la comida de Año Nuevo, el Roscón de Reyes y la comida de Reyes. Seis días en los que la gastronomía cobra un protagonismo fundamental y en la que debemos observar una serie de sencillos pasos para que estas comidas y celebraciones navideñas no supongan una carga de trabajo demasiado pesada y que podamos organizarlas de una manera sencilla y práctica.

Un buen plan de trabajo será nuestro mejor compañero de tareas. Si estas comidas y cenas se celebran en un restaurante, todo es mucho más sencillo. Si estas comidas son en nuestra casa debemos tener claro varios datos: el número de comensales, el espacio donde poder sentarnos alrededor de la mesa, los gustos gastronómicos de nuestros invitados, una buena compra en el mercado, elegir un menú sencillo, la previsión de las bebidas o los cafés… Muchas tareas aunque organizándolas bien, son muy sencillas.

Lo primero será confeccionar un menú que nos permita poder disfrutar como uno más de la fiesta y no pasar toda la comida o la cena encerrados en la cocina, por lo que es conveniente elegir platos que se puedan hacer con antelación como entradas frías, ensaladas en las que solo les falte añadir alguna salsa o aliño, embutidos ya cortados y envueltos en papel de plástico, mariscos hervidos en lugar de a la plancha para poder tenerlos preparados con antelación, utilizar conservas como los espárragos blancos, los corazones de alcachofas, los berberechos o mejillones en lata, unos canapés ya emplatados, cortar jamón al momento, o , también, traer alguna de las delicias de nuestras panaderías, saladitos, empanadillas, cocas….

El plato principal es algo más complicado. Para las comidas, los guisos son ideales porque se pueden tener hechos previamente como una buena olla, un cocido navideño con pelotas, estofados, arroces al horno, caldos… En las cenas, como la de Nochebuena o Nochevieja, lo más conveniente son las preparaciones en el horno porque nos permitirá poder degustar el aperitivo con nuestros seres queridos mientras se calienta el plato principal. El cordero al horno, una paletilla asada, un redondo de ternera, un pavo guisado, un pollo relleno o un asado de lechal serán platos sencillos y prácticos a la hora de deslumbrar a nuestros invitados sin tener que pasar mil horas en la cocina y pudiendo así disfrutar y compartir los buenos momentos navideños.

Los postres, es estas comidas y cenas, conviene que sean ligeros y digestivos por el atracón previo. Un buen sorbete, la fruta de temporada o en conserva como el melocotón y la piña en almíbar, y los magníficos turrones y dulces navideños de nuestra provincia, serán la mejor elección posible.

Las bebidas también son muy importantes por lo que se deben tener preparadas con antelación. Un coctel de bienvenida es una buena idea para relajarnos y entretener a nuestros invitados a ser posible sin alcohol para no pasarnos mucho con las copas y poder gozar de la celebración en su justa medida. Los vinos blancos y rosados o los cavas (se puede comer o cenar sólo con cava) y las sidras, deberán de estar a su correcta temperatura, los vinos tintos ya abiertos y oxigenándose y los licores ya sacados del letargo del armario. Para las bebidas es muy práctico el disponer de una mesa auxiliar que nos ayude a no tener la mesa demasiado cargada y en donde también podremos tener el servicio de café ya preparado. (Alguna infusión especial, un té verde, de frambuesa, un tomillo… nos dará un toque elegante, distinguido y distinto)

Varias cosas más. La compra es muy importante, se deben buscar solo los productos que vayamos a necesitar sin caer en la tentación de comprar cosas que luego marchitaran en nuestra despensa. Los productos frescos cuanto más tarde mejor para preservar su frescura, los mercados son el lugar ideal para comprarlos porque podemos pasear por todos sus puestos y elegir la carne, el pescado o las frutas y verduras que más se adapten e nuestro menú, a nuestro gusto y, sobre todo, a nuestro bolsillo.

Como la situación lo requiere, la mesa debe estar vestida y decorada para la ocasión. Las flores naturales, las velas, las servilletas dobladas de una manera especial o cualquier otro bonito detalle, le dará a todo nuestro trabajo una mejor, variada y confortable dimensión. Buen apetito y felices celebraciones.