viernes, 15 de agosto de 2014

AL RICO HELADO


Querido y agradecido lector, permítame un consejo: Detenga el tiempo, busque un lugar cómodo y fresco, siga leyendo despacio pero antes vaya a su nevera y tome un delicioso helado, da igual el formato o el sabor, empiece a disfrutarlo lentamente, saboreando poco a poco, sienta como explosiona el sabor en su boca, el frescor en su cuerpo y la relajación de su espíritu y de su alma. Y ahora si quiere, déjeme que le cuenta una bonita historia sobre los helados.
Es tiempo de helado y hay que disfrutarlos. El helado nace casi paralelo a la evolución humana. Ya en la época babilónica se conoce el uso de la nieve para enfriar determinadas bebidas así como para su conservación. Tal como cuenta el libro “Alicante en la mesa” editado por la Diputación de Alicante: “El helado como tal nació en China, donde el rey Tang (A. D.618-697) de Shang, tenía un método para crear mezclas de hielo con leche. De China pasó a la India, a las culturas persas y después a Grecia y Roma. Sabemos, por ejemplo, que el emperador Nerón, en el año 62 de nuestra era, durante un banquete, ofreció a sus invitados un brebaje consistente en frutas chafadas, miel y nieve que hacia traer de los Alpes. La tradición siguió durante la Edad Media gracias a los árabes, en cuyas cortes se preparaban productos azucarados con frutas y especias enfriadas con hielo de las montañas (sorbetes). Se cree que los helados fueron introducidos en la Europa medieval  gracias a Marco Polo, quien a su regreso de su periplo asiático a finales del siglo XIII, llevó a Italia las primeras recetas auténticas de helados preparados mediante congelación artificial.  En el siglo XVI se descubrió que el nitrato de etilo mezclado con la nieve producía temperaturas muy bajas; este descubrimiento tendría su importancia en la fabricación de helados. Y será a partir de ese momento cuando esas recetas hicieron furor tanto en Venecia como en el resto de Italia, donde se extendieron ampliamente. También tuvieron gran acogida en Francia, donde llegaron importados por Catalina de Médicis al casarse ésta con el Rey francés, Enrique II, en 1533; a su hijo, Enrique III, le gustaban mucho, pues era muy goloso. En Francia se añadió huevo a las recetas. Una nieta de Catalina se casó con un príncipe inglés, llevando así el helado a Inglaterra. De esta manera se difundieron estos productos en Europa llevándose luego a América durante la época de la colonización. En 1651, el cocinero francés del rey de Inglaterra Carlos I tuvo la idea de añadir a sus helados leche y crema.”
Las recetas del helado han sido y son todavía- ya mucho menos- todo una tradición que se va transmitiendo generación en generación. Un caso, que no es más cercano, es el municipio alicantino de Xixona, cuna del turrón, y también con una gran industria heladera artesanal.
La historia del helado prosigue con la aparición de los primeros establecimientos propios de elaboración y venta de helado: “En 1660 el italiano Procopio Cutelli creó en París, enfrente de la Comedie Française el primer establecimiento de helados; el Café
Procope. Este local se convirtió en café literario donde se servía café en taza y helados confeccionados al modo italiano. Fue una revolución. Todo el mundo quería helados y, aunque la preparación se conservaba rodeada de misterio, el éxito atrajo a otros heladeros hasta París. Pero serían de nuevo los italianos los que, convertidos en vendedores ambulantes, popularizaron su consumo a lo largo del siglo XVII, y fue ese el momento en el que el producto llegó a España. Por entonces, eran consumidos básicamente como postres, ya sea en forma de sorbetes o como garrapiña helada. Ambos eran enfriados con nieve y sal.  Sin embargo, el verdadero tiempo de los helados no llegó hasta comienzos del siglo XIX, cuando se consiguió hacer hielo artificial sin necesidad de utilizar la nieve. Las primeras técnicas para la elaboración fueron artesanales con producciones muy limitadas, pero el rápido desarrollo de la industria del frío permitió al helado adquirir la importancia que hoy tiene.”
Y especialmente en la provincia de Alicante, el helado se ha elaborado prácticamente en todas las comarcas destacando el Alicantí y actualmente las heladerías del interior o del Vinalopó.
Pero el helado, al margen de sus estupendos sabores y del frescor que aporta, tiene unas cualidades muy bien definidas, Aporta, gracias a la diversidad de componentes, grandes valores nutricionales. Se pueden mezclar con frutos secos para mayor aporte calórico. Es un alimento ideal gracias a sus nutrientes para niños o personas inapetentes. Son un complemento rico en calcio. Aunque la creencia sea al revés, un consumo moderado de helados no engordan. Y además están buenísimos.
Pues eso, al rico helado.