viernes, 13 de junio de 2014

LA GRAN FIESTA DE LA HOSTELERÍA ALICANTINA


Luz, color fuego, pólvora, alegría, calles llenas, terrazas repletas, cervezas, vermús, vinos, aperitivos, tapas, platos compartidos, amigos….vuelven las Hogueras y durante varios días la gastronomía será el perfecto hilo conductor de muchos alicantinos durante sus queridas Hogueras,  y serán los buenos profesionales de la hostelería alicantina, los perfectos actores de una función inolvidable de buenos sabores.
Y es especialmente durante estos días, cuando la hostelería alicantina vive uno de sus más importantes momentos anuales. Son días de trabajo intenso, de derroche de esfuerzo y pasiones en alegrar al comensal.
Los hosteleros y los restauradores de la ciudad de Alicante- desde el restaurante más reconocido o famoso, desde la cervecería de debajo de nuestro hogar, desde el bar de barrio casi centenario o desde la pequeña bodega en la que tomar ese perfecto vermú casero- hacen que la hostelería se convierte en fiesta y la fiesta en trabajo recompensado. Sin duda, una unión perfecta.

Las Hogueras vuelven a la ciudad de Alicante con todo su esplendor. Los cinco sentidos se despiertan del sueño invernal y renacen pletóricos llenos de buen ánimo, de enorme disposición a la alegría y a la felicidad en la búsqueda de la diversión de intensos días llenos de agradables sensaciones. La vista, el tacto, el oído, los aromas por doquier y, cómo no, el gusto acompaña durante los intensos días de Hogueras descubriendo nuevas o renovadas sensaciones en forma de deliciosas especialidades gastronómicas típicas de las Hogueras y de nuestra rica y variada gastronomía alicantina preparadas y servidas por los abnegados hosteleros y restauradores de nuestra ciudad.
Es el producto cercano el verdadero protagonista de las Hogueras. Son los sabores de siempre los que convierte la gastronomía en tradición y esa tradición en vanguardia renovada por la inquietud de muchos de nuestros hosteleros. La tradición manda pero cada vez más, en muchos establecimientos de hostelería y restauración de la ciudad de Alicante, se ha buscado darle nuevos bríos a la coca en tonyna, a las brevas convertidas en caviar, al atún de sorra servido de mil formas como manjar excelso o a los arroces de nuevos y varios conceptos, son nuevos platos que conviven a la perfección con el clasicismo gastronómico fogueril. Bravo.
Pero sobre todo, la Hosteleria vive durante las Hogueras una autentica fiesta  al ser los restaurantes, los bares, las cervecerías, las heladerías, las barracas, los racós o cualquier establecimiento de hostelería, el lugar perfecto para la reunión de amigos, de familias, de los compañeros de las comisiones, de los barraquers o de los innumerables turistas que eligen Alicante durante estos días. Son estos establecimientos el punto de encuentro previo a las mascletás, el lugar en el que reponer fuerzas tras los pasacalles o los desfiles, el cobijo idel para el reposo tras la dura jornada fogueril o el espacio en el que ver pasar la ilusión y la alegría que las Hogueras de Alicante derrochan.

Son días de enorme trabajo y además de una enorme responsabilidad para nuestros hosteleros porque sin querer, se convierten en la mejor imagen de nuestra ciudad. Su trabajo, su esfuerzo, su compromiso de lo cercano y su implicación en la ciudad, les convierte a nuestros hosteleros y a restauradores, en los mejores embajadores de Alicante.