sábado, 15 de marzo de 2014

Un Fondillón, EL VINO MÁS ANTIGUO DE ESPAÑA ENCONTRADO BAJO EL MAR.



Un Fondillón, EL VINO MÁS ANTIGUO DE ESPAÑA ENCONTRADO BAJO EL MAR.
En Abril del año pasado tuve el placer de viajar junto a una representación del Consejo Regulador de Vinos de Alicante a Gerona. El motivo de nuestro viaje era conocer de primera mano el hallazgo de un pecio hundido en la desembocadura del Delta del Ebro en el que había aparecido varias botellas con lo que se suponía, y posteriormente se confirmó,  podía ser vino. El barco hundido pertenecía a una escuadra de la Armada Inglesa que participaba en la Guerra del Francés. Lo verdaderamente interesante del hallazgo arqueológico, amén de su maravilloso estado de conservación y de su nulo expolio, era sin duda, la aparición de estas botellas y su particular historia. El barco, bautizado como el “Deltebre I”, había estado amarrado en el Puerto de Alicante y se había pertrechado de víveres para su travesía hasta Tarragona. Entre esos víveres se aprovisionó de Vino de Alicante por lo que su hallazgo se ha convertido en todo un hito arqueológico y enológico.
La botella apareció en el interior de un barco hundido en 1813, el “Deltebre I” que formaba parte de un convoy de transporte militar de la flota inglesa que luchaba en la Guerra del Francés (1808-1814).
Entre los objetos encontrados: instrumentos de navegación, munición, mobiliario, vestuario militar y objetos de la vida cotidiana, se encontraron unas botellas de vino, que se hallaban en la zona noble del barco, situada en la popa. Posiblemente se trataba de una carga privada del capitán no consignada en los libros de registro.
Todos los indicios, como el lugar donde la embarcación realizó la carga de avituallamiento, el puerto de Alicante, y la tipología y variables organolépticas del vino conducen a investigadores y enólogos a pensar que se trata de un vino de Alicante. (Lo comprobamos en situ). Además ya en el siglo XV este tipo de vino estaba muy solicitado para llevar a bordo de aquellas grandes expediciones que surcaban el Atlántico ya que en el mantenimiento de las tripulaciones se necesitaban vinos ricos en azúcares, que ayudaran a combatir el escorbuto. Así con el auge de las potencias navales, el Fondillón comenzó a ser cada vez más solicitado, aunque sin embargo- y esto viene a hacernos constatar su calidad- no era el vino que más se embarcaba, ya que se reservaba a los hombres más importantes de la tripulación, destinándose el tinto de monastrell alicantina para la marinería. La Royal Navy Británica, en el siglo XVII, fue la principal consumidora de Fondillón y sus buques visitaban asiduamente el puerto de Alicante.
El Fondillón se convirtió en el vino preferido de la aristocracia europea de los siglos XVI hasta el XIX. Estos tintos de monastrell, robustos y alcohólicos, entre 14 y 16º se hicieron famosos en el extranjero por su cuerpo y color.
En la actualidad algunas bodegas pertenecientes a la Denominación de Origen Protegida Alicante continúan elaborando Fondillón, un vino que ha permanecido prácticamente inmutable con el tiempo en cuanto a sus características y su proceso de elaboración.

La exposición ha sido inaugurada esta tarde en Girona, por el Conseller de Cultura del Govern Catalá, y el Presidente del Consejo Regulador de la DOP Alicante, D. Antonio Miguel Navarro, junto con otras autoridades y bodegueros de la DOP Alicante.