viernes, 21 de diciembre de 2012

Feliz navidad¡¡¡¡


Casi sin darnos cuenta, de una manera pausada y en silencio, llega de nuevo a nuestras mesas y a nuestros hogares la Navidad. 
Servidor, quien les escribe,  es verdaderamente afortunado. Son ya casi diez años los que desde estas mismas páginas,  ha podido compartir con todos ustedes sus humildes saberes para hacerles un poco mejor sus sabores navideños. Un lujo que servidor quiere este año hacer extensivo a un montón de personas que nos hacen vivir una navidades realmente mucho, mucho más felices y sabrosas. Tania Jiménez, Fran Soriano, la exquisitez de Jose María Pumar, el arte de Joaquín Benaloy, las miradas tras la cámara de Isabel, de Rafa, de Antonio, de José... y sobre todo, de la dulce, cómplice y sabia dirección de Carmen Lizán. Ellos son los culpables de todo esto. Además, de grandes amigos y escritores gastronómicos como Tony Pérez Marcos o Caio Apicius,  y las páginas dominicales, obligadas y llenas de saber de gran Lluís Ruiz Soler.  Un gran equipo que semana tras semana trabaja y se esfuerza en hacer que la mejor información gastronómica de nuestra provincia, de nuestros cocineros y de nuestros profesionales de la hostelería y la restauración, de nuestros productos, y de nuestro pequeño universo gastronómico siga siendo noticia y realidad, y que que se lo contemos a todos ustedes desde nuestro compromiso, desde nuestro rigor y desde nuestra pasión compartida. Un lujo que no podría ser posible sin la ayuda de muchas personas que a diario convierten el comer y el beber en un arte que nos envulve a todos. Personas que a diario se esfuerzan en abrir sus negocios, sus bodegas, sus tiendas especializadas, sus pequeños sueños cargados de esfuerzo. Personas que son ejemplo de lucha y compromiso por los demas. Personas que estos días en los que todos encontramos  refugio en el hogar, trabajan, trabajan y trabajan en hacernos a todos estas navidades mucho más fáciles, más amenas, más divertidas, y mucho más felices. Estos días en el que la felicidad y la alegría nos embargan a todos un poco más, nuestro homenaje, nuestro reconocimiento, y nuestros mejores deseos de paz, amor y felicidad, van para ellos. Para los que creen en su pasión. para los que se sacrifican por los demás. Y para los que consiguen, como dice mi buen amigo Óscar, hacer alegres nuestros estómagos y felices nuestros corazones. Y por supuesto, para quienes nos leen semanalmente. Va por vosotros. Feliz Navidad.