sábado, 22 de enero de 2011

Una despensa con Denominación de Origen

La provincia de Alicante puede presumir de poseer una inagotable despensa gastronómica que nace y florece en sus campos, en sus huertas y en el infinito azul de su mar Mediterráneo. Con un fuerte carácter marcado por una tradición culinaria que se remonta en los tiempos y que ha asimilado de una manera dinámica, pausada y gustosa todas las culturas de los pueblos que han habitado nuestras comarcas, la gastronomía alicantina se ha consolidado firmemente como un valor de referencia en los mercados y destinos turísticos.
Los visitantes de nuestra provincia y los miles de turistas que acuden a nuestras costas o a nuestro interior, han encontrado en la gastronomía alicantina un sabroso reclamo para sus merecidas y felices estancias entre nosotros.
Los cocineros y cocineras alicantinos se han situado en el panorama gastronómico nacional e internacional con una fuerza y un protagonismo muy destacado. Su participación en jornadas gastronómicas en toda España y en otros lugares del mundo, así como su presencia didáctica en los más importantes foros o congresos turísticos o gastronómicos, les convierten en todo un ejemplo de unión y compromiso con una gastronomía singular, con gran personalidad y muy atractiva. Este compromiso por parte de nuestros profesionales en aupar y consolidar nuestra gastronomía provincial, se ve reforzado por la utilización por parte de todos ellos de los productos autóctonos que llenan nuestros mercados y que están a su alcande en todas sus versiones: frescos y recién recolectados, en conservas, congelados, deshidratados...
Toda esta maravillosa despensa tan cercana a las cocinas de nuestros mejores establecimientos, se transforma en delicadas elaboraciones que convierten a nuestra gastronomía en una demostracion social y cultural que denota el caracter de una tierra que cuida lo propio.
Alicante y su provincia llenan las mesas de los mejores restaurantes de España y del mundo con toda una amalgama de productos muy, muy alicantinos. Los salazones, la ñora o el langostino de Guardamar, las granadas del campo de Elche, el aceite de las montañas alicantinas, los pescados de nuestras lonjas, los dátiles ilicitanos, los frutos secos como la almendra o la avellana, las especias del Vinalopó, las hierbas aromáticas de Mariola, los figatells, los postres de nuestros pueblos o conventos... y un sinfín de productos con los que elaborar y deleitar en sorprendentes elaboraciones llenas de sabor y tradición. Todos estos productos muy, muy alicantinos se ven ampliados con seis de nuestras más representativas joyas gastronómicas unidas en consejos reguladores o marcas resgistradas como Consejo Regulador de la Denominación de origen Turrón de Jijona y Alicante, el Consejo Regulador de la Uva Embolsada del Vinalopó, el Consejo Regulador de las Cerezas de la Montaña de Alicante, el Consejo Regulador del Níspero de Callosa de Ensarriá, el Consejo Regulador de las Bebidas Espirituosas de la Provincia de Alicante, y el Consejo Regulador de los Vinos con denominación de Origen de Alicante.
Aparte de la creatividad, la pasión, el compromiso, o la innovación, uno de los principales argumentos del éxito de la gastronomía alicantina, se asienta en todos los productos que convergen en la DO Alicante. Todos estos productos han conseguido situarse como ingredientes básicos de nuestra oferta gastronómica, y han roto el tópico de la estacionalidad por lo que tienen presencia en las cartas y en las ofertas culinarias durante todo el año. Cada vez más son los grandes cocineros, no solo provinciales, sino también los nacionales o internacionales, los que ofrecen elaboraciones en las que están presentes el turrón, la uva, las cerezas, los vinos, las bebidas espirituosas o los nísperos.
El trabajo yla pasión que las buenas gentes de nuestros consejos reguladores de las diferentes denominaciones de origen de Alicante, vienen desarrollado a diario y durante todo el año, se ve recompensado por un aumento constante de la producción y la distribución de lo mejor de nuestra despensa gastronómica.El turrón de Jijona o Alicante se ha situado como un novedoso y muy sabroso ingrediente de muchos platos de la vanguardia culinaria, al igual que los Nísperos de callosa de Ensarriá o las bebidas Espirituosas .
La Uva Embolsada del Vinalopó es uno de los productos alicantinos que goza de mayor y más merecida fama internacional . Su consumo se centra principalmente en las fechas navideñas y concretamente en la Nochevieja de España y de buena parte del mundo, aunque su uso en la alta gastronomia también aparece en otras estaciones del año. Recién cerrada la campaña del 2010, se han recolectado más de quince millones de kilos en sus variedades de Aledo, Ideal y Rosetti.
La singularidad y el sabor de un producto como es la Uva Embolsada del Vinalopó, la convierte en un perfecto y sabroso ingrediente de platos llenos de sabor y aroma de las tierras y de los viñedaos del Valle del Vinalopó.
Lomo de ciervo con Uvas, Salmón con Uvas del Vinalopó, Banderillas de queso azul con Uvas, o la sopa de Uvas con helado de Moscatel, son claros y jugosos ejemplos de un producto que es capaz de llevar y ser el mejor embajador de la Provincia de Alicante por el mundo.
Todo este éxito de la Uva Embolsada del Vinalopó, nace gracias al trabajo de los agricultures, los productores, y un Consejo Regulador que trabaja sin descanso para ayudar y mejorar al sector.
ElConsejo Regulador de Indicación Geográfica Protegida “Cerezas de la Montaña de Alicante” fue fundado en 1988 y registrada como IGP(Indicación Geográfica Protegida) en el Reglamento Europeo en 1996. La Indicación Geográfica Protegida Cerezas de la Montaña de Alicante tiene su principal zona de producción en el interior de la provincia, concretamente en la zona de la Montaña. La especial calidad y características (sabor, firmeza, textura, etc.) de las cerezas alicantinas se debe a que la zona dispone de un microclima y un suelo óptimos para el cultivo. Hablamos de una zona de secano, con una mínima incidencia en plagas y enfermedades, por lo que la fruta requiere muy pocos tratamientos, tratándose pues de un producto casi ecológico.La zona de producción está compuesta por los siguientes municipios de la provincia de Alicante: Vall d’Alcalá, Almudaina, Vall de Gallinera, Vall de Laguar, Lorcha, Planes, Vall d’Ebo, Beniarrés, Ibi, Alcoy, Jijona, Biar, Villena y Confrides y de la provincia de Valencia: Onteniente y Bocairente.La producción media anual oscila entre 1.500.000 y 4.000.000 de kgs. aunque hay unas grandes variaciones a este respecto debido a las inclemencias climatológicas. como la falta de frío invernal, las heladas, o la lluvia.La fecha aproximada de recolección se encuentra entre primeros de abril a finales de julio, aunque esta fecha varia ya que depende mucho del tiempo. Nuestra campaña de cereza es bastante extensa ya que disponemos de diferentes zonas, siendo entre ellas muy dispares en cuanto a climatología se refiere, siendo la Vall de Gallinera la zona mas precoz, y la zona de Ibi y Villena la mas tardía.Como curiosidad apuntaremos que el cerezo tiene un ciclo de floración/recolección muy veloz, ya que hablamos de 40/50 días.
Las variedades predominantes amparadas por este Consejo son Burlat, como variedad precoz y Stark Hardy Geant como variedad de mediana estación.Una parte de la cereza que se produce en la IGP se exporta, la cantidad varia dependiendo de la coyuntura anual. La excepcionalidad de las cerezas de la montaña de Alicante viene dada por las características singulares de la zona de producción; por el tipo de cultivo ya que se trata de un cultivo tradicional, y no de cultivo masivo, ni alterado; y por algo que le otorga un gran prestigio comoes su manipulado artesanal realizándose su recolección y su posterior clasificación de forma manual, la clasificación se hace por categorías, atendiendo a su calibre, color, azucar, dureza, etc.
Actualmente en la IGP hay inscritos alrededor de 650 Socios y unas 1.200 Has. destinadas a este cultivo.
Las cerezas alicantinas, por sus singularidad y personalidad también están muy presentes en la alta gastronomía, y su uso culinario aparece en innumerables recetas y platos llenos de vanguardia y sabor.
Los Vinos de la Denominación de Origen Alicante, han conseguido situarse en las altas esferas enológicas nacionales e internacionales gracias al trabajo continuo y eficaz por parte de los productores y embotelladores de vinos de nuestra provincia, al esfuerzo de sus agricultores, y a la eficacia y a la pasión que su Consejo Regulador pone en la difusión y promoción de los vinos alicantinos.
Durante la pasada campaña que comprende los años 2009 y 2010 , la denominación de origen Vinos de Alicante ha sufrido positivamente un notable aumento en todos sus frentes tanto en el volumen de vino comercializado, en un mejor comportamiento de los mercados nacionales e internacionales, en una subida considerable en la exportación, y en un incremento en el número de botellas con cifras que superan los diez millones.
Los Vinos de Alicante siguen siendo todo un referente de los buenos productos con Denominación de Origen Alicante que consolidan y reafirman el enorme valor añadido de nuestra inagotable y fructífera gastronomía DO Alicante