jueves, 27 de enero de 2011

GASTROFITUR


La semana pasada se celebró en la capital de España Fitur, la feria turística más importante del sector. Año tras año -al margen de mil y variados aspectos que nada tienen que ver con el turismo, la gastronomía o la restauración-, Fitur se ha convertido en un maravilloso escaparate de uno de nuestros mejores y más consolidados valores turísticos: la gastronomía.

Alicante y toda su provincia han apostado por divulgar y difundir nuestro propio carácter mediterráneo y emprendedor de una manera muy sabrosa y gustosa con el hilo conductor de la gastronomía que une indistintamente todos los colores, las ideas o los usos y las costumbres de nuestra provincia. Todo un logro de unión que viene a reconocer el mérito de los profesionales del sector, de las autoridades locales o provinciales y de todos los protagonistas del sector hotelero, hostelero y restaurador que son capaces de unir voluntades, de reforzar compromisos y caminar con paso decidido en la búsqueda de la excelencia en un sector y en una actividad de la que viven y vivimos muchos de nosotros.

Torrevieja, Orihuela, Benidorm, Elche, Jávea, Crevillente, Novelda, Santa Pola, Altea, Benissa, Pinoso, Guardamar del Segura o Mutxamel, aprovecharon su presencia en Fitur para presentar sus actividades gastronómicas en cada uno de sus municipios. También los diferentes productos de las Denominaciones de Origen Alicante tuvieron sus momentos de protagonismo y gustosa presencia, al igual que nuestros vinos, licores o destilados. Todo este ambiente turístico y festivo, todo el trabajo y todo el esfuerzo de los responsables de nuestras localidades se verá recompensado en la celebraciones de Jornadas gastronómicas como: la muestra de la Cocina de Pinoso el próximo mes de Febrero, las muy cercanas Jornadas Gastronómicas del Azafrán en Novelda; la Primera Muestra de Cocina Cuaresmal de Crevillente; los Menjars de Cine de Alfas del Pí; el maravilloso proyecto EnoAltea que se va a convertir en referente de producto y de entorno; la Mostra Gastronómica de Benissa; las Jornadas de La Vila, de Santa Pola; La Muestra de la Ñora y el Langostino de Guardamar del Segura; Callosa a Taula con el Níspero como actor principal de un menú de película…. Y cientos de eventos que recorren gastronómicamente nuestra provincia y que sirven para remarcar un carácter y una manera de compartir lo propio de una provincia que mira al futuro sentada en la mesa de los aromas y los sabores más nuestros.

Pero hay dos hitos importantes en nuestro buen hacer gastronómico que también ocuparon y acapararon su merecido protagonismo: la creación de la Academia Alicantina de Gastronomía – un anhelo más social que realmente gastronómico y que esperemos sirva de algo -, y no por conocida deja de ser el notición gastronómico del año: la celebración en Noviembre de nuevo del Congreso Lo Mejor de la Gastronomía en nuestra provincia. Bravo, bravo, y bravo¡¡¡ La repercusión del Congreso es un factor cuantificable que poco a poco vamos analizando en nuestra provincia. Todos los escepticismos iniciales se han convertido en alabanzas y beneplácitos y cuando ya está totalmente consolidado el Congreso, es cuando llega el momento de la unión y de la apuesta firme por un formato que crece y se renueva como la hostelería: siempre a mejor. Reflexionemos.