martes, 19 de enero de 2010

ESPECIAL FITUR DIARIO INFORMACIÓN

LA GASTRONOMÍA COMO REFERENTE TURÍSTICO


 

La gastronomía alicantina se ha convertido por méritos propios en un claro referente turístico de Alicante y de su provincia. Con un trabajo cuidado, entusiasta, delicado y lleno de ilusión, nuestros organismos públicos: el Patronato de Turismo de la Costa Blanca, la Diputación Provincial de Alicante, los Ayuntamientos y demás entes municipales y locales, junto a las diferentes asociaciones gastronómicas, los profesionales de la restauración, los consejos reguladores, los hosteleros y todos los protagonistas que componen el sector turístico provincial, han situado a la gastronomía en el vagón delantero de la promoción turística nacional e internacional.

Con una delicada, singular, tradicional y vanguardista cocina, Alicante se abre de par en par al mundo del sabor con un paso decidido y firme basado en unos pilares muy definidos: La relevancia de nuestros restaurantes y profesionales de la cocina en los círculos gastronómicos nacionales e internacionales, la rica variedad de platos típicos o tradicionales con la innovación en nuevas cocinas de vanguardia, la apuesta firme de los altos dirigentes turísticos por la gastronomía como referente, la difusión y promoción de los productos alicantinos autóctonos y de los vinos de la DO Alicante, y la convicción plena de todos los actores principales de la restauración y hostelería provincial, en la importancia de la cocina, el servicio, la calidad y la creación culinaria como valores y referentes turísticos de nuestra provincia.

Un perfecto escaparate y una maravillosa ventana abierta al mundo para mostrar todas las bondades y virtudes de estos asentados pilares de la gastronomía provincial, ha sido la venida a Alicante del congreso "Lo Mejor de la Gastronomía" el pasado mes de noviembre. Un congreso abierto a los paladares de más de setenta mil visitantes, quienes durante las cinco jornadas repletas de ponencias, talleres, concursos y charlas magistrales, se deleitaron con las más variadas gastronomías nacionales e internacionales y, sobre todo, de los saberes culinarios de la terreta representados en los talleres como el de la fideuá, el taller del arroz, el de los aperitivos alicantinos o el de la rica repostería provincial. Una jornada previa en Elche, con grandísima afluencia de público, abrió el congreso con una mesa redonda con la presencia de personajes gastrónomos y populares como el director de cine Bigas Luna, el periodista Pepe Ribagorda, el gran cocinero Quique Dacosta o el presentador Gran Wyoming, reflexionando en un abierto y ameno debate sobre la popularización de la alta gastronomía, gozando posteriormente con una deliciosa y popular degustación de arroz en costra, licuados y cócteles con granadas ilicitanas o unos delicados pinchos de dátiles para todos los asistentes. En los siguientes días el saber culinario se expuso en talleres de cuatro horas y en ponencias de media hora de duración de los primeros espadas de las cocinas presentando las últimas novedades culinarias para los profesionales y para el público en general. Realmente lo más novedoso y popular en el congreso fue, sin duda, la apertura de la "Ciudad de la Gastronomía". Un espacio completo, dinámico, lúdico y profesional donde todos los visitantes se acercaron al apasionante mundo del buen comer y el buen beber con la pasión que la cercanía y la proximidad de los mejores allí presentes demostraron. Rafael García Santos, reconocido crítico y alma máter del congreso, apostó firmemente por Alicante para abrir a todos los saberes culinarios y técnicos de los más reconocidos cocineros del mundo. Destacados profesionales de la cocina como Ferrán Adrià, Martín Berasategui, Joan Roca, Pedro Subijana, Pierre Hermé, Carlo Cracco, René Redzepi, Yoshiaki Takazawa o Grant Achatz, junto a los alicantinos Quique Dacosta, Mari Carmen Vélez, Alfonso Egea, Kiko Moya, María José San Román, Paco Torreblanca, Pepa Romans, Susi Díaz o Dani Frías, acercaron de una manera muy cercana y didactica todos su saberes tanto a los profesionales de la restauración como a cualquier aficionado a la cocina, democratizando y haciendo de la gastronomía una experiencia compartida. Todo un logro y una apuesta firme de la Diputación Provincial de Alicante junto al Patronato de Turismo Costa Blanca que se ha visto recompensada con la continuidad del congreso "Lo Mejor de la Gastronomía" en nuestra provincia los próximos años, haciendo de Alicante la capital nacional y mundial de la gastronomía.

Restaurantes como el Quique Dacosta Restaurant, La finca, la Sirena, Casa Alfonso, Monastrell o La Escaleta, hoteles como El Montíboli, Villa Venecia, Altea Hills o Meliá Alicante, profesionales como Quique Dacosta o Paco Torreblanca, han llevado la bandera de Alicante por todo el mundo desde Tokio, París o Milán a Washington, demostrando la capacidad y calidad de una provincia abierta al universo gastronómico. La incursión de los restaurantes y hoteles de nuestra provincia en las mejores guías gastronómicas nacionales e internacionales, el reconocimiento de nuestros cocineros y cocineras con las estrellas Michelín, la participación de nuestros profesionales de la cocina, el servicio o la enología en los principales foros y congresos de todo el mundo, han situado a la gastronomía alicantina en el grupo de cabeza del turismo gastronómico o enológico y a la promoción de nuestras especialidades culinarias, en un nuevo atractivo para el visitante y turista de nuestra provincia.

Otro de los pilares fundamentales de en los que se asienta la restauración provincial es la disponibilidad de unos productos autóctonos ricos en variedad y calidad. Agrupados en consejos reguladores, en marcas de calidad o, simplemente por su singularidad, los productos alicantinos han dado un salto cuantitativo y cualitativo en las cocinas de España y del mundo. El Turrón de Alicante o el de Jijona, junto a la enorme variedad de nuestros helados, ha conseguido introducirse en la alta gastronomía como un nuevo elemento a la hora de elaborar platos de vanguardia y su uso a lo largo de todo el año, ha dado un nuevo impulso en su producción anual. Platos como "el Bacalao al Pil Pil de Turrón" o el "Solomillo al Turrón de Jijona" son buenos ejemplos de ello. La Uva embolsada del Vinalopó es la reina de la Nochevieja en España y en la mayoría de los países del arco mediterráneo y europeo, pero su uso también se manifiesta en platos como el "Atún con Uvas del Vinalopó a la brasa" o las "Migas de coca de mollitas con Uvas del Vinalopó". Desde el interior, los Nísperos de Callosa de Ensarriá y las Cerezas de la montaña, exportan color, sabor y calidad a las mesas de los más prestigiosos restaurantes en elaboraciones tan singulares como los "Nísperos de Callosa rellenos de Foie-Grass" o "el Solomillo de Lechón con Salsa de Cerezas Alicantinas". Pero la variedad de los productos alicantinos es mucho más amplia y productos alicantinos como las Ostras de la Bahía de Santa Pola, los cítricos y Dátiles de los huertos de Elche, las Granadas ilicitanas, los Embutidos de El Pinoso y de Tárbena, los Pescados de las Lonjas de nuestros puertos, o el prestigioso Aceite de Oliva Virgen de la montaña alicantina, son reconocidos y admirados entre los profesionales y entre el variado público de la restauración.

La rica cocina alicantina es un maravilloso mosaico de sabores tradicionales plasmado en delicados trazos en forma de preparaciones y elaboraciones en los que se entremezclan sutilmente la cocina de siempre con las recientes vanguardias culinarias. Desde Alicante exportamos ricas variedades gastronómicas como los salazones, los guisos y las olletas, las delicias del mar, la especial repostería tradicional y moderna y sobre todo, los arroces. Alicante es la capital mundial del arroz. Con un respeto por la tradición de los arroces del mar y de la huerta, los arroces alicantinos han crecido hacia la modernidad adaptándose a las nuevas tendencias de la cocina actual. Con la cercanía de una maravillosa despensa como el mar mediterráneo y las huertas de interior, desde Alicante el arroz se ha convertido en el mejor embajador de una provincia abierta al mundo del sabor. Con rape y atún, con chopitos y gambas, con conejo y caracoles, los mixtos de carne y pescado, el de sepia y verdura, el singular de atún y conejo o el tradicional arroz abanda, han hecho de un ingrediente sencillo y presente en todo el mundo, una gastronomía peculiar y singular que gira alrededor de unos arroces propios y distintos con un sello autóctono y de merecido reconocimiento. Los guisos, olletas, calderos o aperitivos junto a los arroces alicantinos, son la excusa perfecta para venir y disfrutar de Alicante y su gastronomía.

Toda esta variada y singular amalgama de productos y platos alicantinos se ven armoniosamente acompañada y maridada con los excelentes vinos de la Denominación de Origen Alicante. Los vinos alicantinos, desde su consejo, han sufrido gratamente una evolución en pos de una mayor calidad y justa cantidad. Con un sincero compromiso por vinos de personalidad propia y de color, sabor y aroma acordes a su calidad, desde Alicante bodegas como Gutiérrez de la Vega, Salvador Poveda, Francisco Gómez o Bodegas Bocopa, como mejor y más prolífica embajadora provincial, han conseguido incluir sus caldos en las cartas de los más reconocidos restaurantes y tiendas especializadas, y han situando a la denominación de Origen Alicante entre las denominaciones de origen más consolidadas y reconocidas. Las Bebidas Espirituosas de la Denominación de Origen Alicante, los vermús caseros, los moscateles o las mistelas, y en especial el Fondillón alicantino, complementan una variada bodega para deleitar a los más exigentes enólogos.

La gastronomía alicantina viaja en un camino imparable hacia la excelencia turística, un trayecto lleno de esfuerzo, trabajo e ilusión en la búsqueda del merecido premio en forma de visitante o turista feliz y agradecido, con la sana intención de fidelizar y asegurar su vuelta a nuestra provincia ampliando año tras año con mucha creatividad e imaginación nuestra variada oferta gastronómica.

La cocina tradicional y de vanguardia, el servicio atento, cordial y eficaz, los profesionales de los fogones de merecido prestigio, los restaurantes y hoteles de alto nivel, los productos autóctonos de calidad y variedad, el compromiso por la excelencia turística y la entusiasta y práctica promoción institucional, son los mejores valores para consolidar la gastronomía como uno de nuestros mayores referentes en el panorama turístico. Turismo y gastronomía, una perfecta unión que encuentra en Alicante el mejor lugar para vivir su idílica convivencia.