viernes, 8 de enero de 2010

ALICANTE, CUNA DEL SABOR

Alicante y su provincia pueden presumir de tener una enorme y muy variada riqueza gastronómica. Los productos de la gastronomía alicantina son la base ideal para crear, consolidar e innovar en una cuidada cocina provincial. Una cocina que es capaz de elaborar magnificas preparaciones con productos autóctonos con la calidad y la variedad como bandera y seña de identidad y convertir a su gastronomía, en un gran atractivo turístico.

Desde el mar y a través de sus lonjas repartidas en nuestros puertos abiertos al mar mediterráneo, los mejores pescados: la lubina, el pargo, el dentón, la dorada, la llampuga, los sabrosos salmonetes, el calamar de potera, los moluscos o los más preciados mariscos como las quisquillas, las cigalas, la langosta o la muy reconocida y apreciada "gamba roja de Denia", junto a sus cuidadas elaboraciones , cocinados, en guisos, al horno o la plancha, hervidos o elaborados en forma de los mejores salazones de almadraba como la hueva de atún o bonito, la melva salada, el bacalao salado y la reconocidísima mojama alicantina, han convertido a la cocina del mar en uno de los pilares básicos de la gastronomía alicantina. Una gastronomía provincial que se asienta en la base de una tradición culinaria que tiene a la dieta mediterránea como faro y seña identificativa. Desde alicante todos estos sabores del mar son exportados y compartidos con las gastronomía de otras regiones y las elaboraciones propias de nuestra cocina marinera como los guisos de pescado, la innovación de la gamba roja al carbón como ejemplo, y la supremacía nacional en la elaboración de los mejores arroces nacionales, sitúan a nuestra gastronomía en la cima culinaria de las elaboraciones mediterráneas.

En Alicante y provincia conviven de una delicada, apreciada y singular manera esta dulce pareja de la cocina del mar con la cocina de interior o la cocina de la montaña. La riqueza de los productos alicantinos de sus huertas y de sus campos han conformado una suculenta oferta culinaria en la que se unen los productos del mar y de la huerta como, por ejemplo, en su enorme variedad de arroces como los sepia y verduras, el famoso de conejo y atún, los gazpachos marineros o con caracoles y carne de matanza, los modernos con algas del mar, setas y trufa, o los delicados gazpachos con productos del mar y del campo.

Los productos alicantinos han dado un importante paso en su promoción a nivel nacional e internacional al ser la base de una gastronomía alicantina que se ha situado en un lugar privilegiado del panorama culinario nacional e internacional. Los productos señera de nuestra provincia son ricos en variedad y calidad. El turrón de Jijona o de Alicante ha traspasado la frontera de la estacionalización y su uso en la alta gastronomía le da un nuevo carácter culinario, utilizándose a lo largo de todo el año en las más grandes cocinas nacionales o internacionales y junto a los helados de la provincia de alicante, con su infinita variedad de sabores, se han convertido en muy buenos embajadores de la provincia de alicante. También la uva embolsada del Vinalopó se ha situado en la vanguardia culinaria y es utilizada en la gastronomía de prestigio al igual que los nísperos de Callosa de Ensarriá o las cerezas de la montaña, poniendo en las mesas de los mejores restaurantes del mundo los productos alicantinos. Pero la provincia de Alicante es todavía mucho más rica en productos llenos de sabor. El aceite elaborado en nuestras almazaras de la montaña es reconocido y admirado en todo el panorama gastronómico, al igual que las granadas de Elche, ricas en sabor, color y sabor, los dátiles de las palmeras ilicitanas, los muy apreciados tomates de Muchamiel, los quesos de La Nucía o Beneixama, los embutidos de El pinoso, la sobrasada de Tárbena o las ostras de la bahía de Santa Pola, forman una delicada selección de buenos productos que se convierten por su frescura y sabor en unos ideales reclamos para el visitante o turista que visita nuestra tierra.

La provincia de Alicante, con sus productos y materias primas, es una magnífica cuna de los mejores sabores.