miércoles, 13 de marzo de 2013

El príncipe de Asturias recibe al Consejo Regulador de la DOP Alicante en su 80 aniversario.


Alicante 13 marzo 2013 NOTA DE PRENSA

Su Alteza Real El Príncipe de Asturias ha recibido esta misma mañana al Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida Alicante, en el Palacio de la Zarzuela, con motivo de su 80 aniversario.

El Presidente del Consejo Regulador, D. Antonio Miguel Navarro junto al Diputado de Promoción y Desarrollo local de la Diputación de Alicante, D. Alejandro Morant han sido los introductores del acto que ha consistido en una recepción con foto oficial, un discurso de agradecimiento con entrega de un obsequio especial, y unas palabras del propio D. Felipe de Borbón, quien ha agradecido la calidad, historia y personalidad de los Vinos Alicante DOP y ha felicitado a todos los empresarios por este aniversario.

Para el Presidente, este es el mejor regalo y reconocimiento que podemos tener en nuestro 80 aniversario, por la máxima autoridad del Estado Español y ha reconocido en su discurso que “los Vinos Alicante DOP, los Vinos de Reyes, vuelven hoy a su casa en el Palacio Real”.

Junto a los mismos han estado presentes, los vocales de la Junta Directiva del Consejo Regulador y una nutrida representación del sector vitivinícola de calidad de Alicante, entre viticultores y bodegueros. Todos han señalado la “cordialidad del encuentro y el interés del Príncipe hacia nuestros vinos” y el orgullo de trabajar en este sector económico y cultural de la provincia.

Fondillón Real
El CRDO Alicante ha preparado para la ocasión un regalo muy especial. Se trata de una edición exclusiva de un Fondillón al que se ha llamado Real en homenaje de la efeméride y que procede de una solera de 1948. El vino se ha preparado con sumo cuidado realizando un etiquetado único diseñado por el Consejo Regulador y el artista Javier S. Jiménez. El vino se ha introducido en unas cajas de cartulina especial y se ha revestido de papel seda. Como cierre se ha colocado un detalle de una pequeña palma con la que se pretende “indicar de forma inmediata el origen del vino: Alicante y sus palmeras, junto con la viña el cultivo más histórico y valioso; y la luz que acaricia los dos cultivos y que quedará reflejada para siempre en el interior del vino”. Por otra parte, la etiqueta contiene un dibujo simbólico también del Fondillón: Una barrica es un reloj en donde danzan en su interior, la monastrell, un aire mediterráneo y el dulce el paso del tiempo”. Todo reflejado con sencillez y limpieza y cerrado por el Escudo de la Casa Real de Borbón.