martes, 9 de septiembre de 2008

REFLEXIONES AL MEDIO TIEMPO

Servidor esto del verano se lo toma como si de un buen partido de fútbol se tratase. Ahora empezando Agosto, durante el primer fin de semana de julio y el primero del mes de vacaciones por antonomasia, servidor se sienta a reflexionar y, con su permiso y paciencia, a intentar contarles sus vibraciones, pensamientos y reflexiones.

La verdad que el calentamiento para la gran final que para la hostelería de las zonas de playa o de casi todos los establecimientos en general, supone la temporada o los meses de asueto del verano, ha sido, más bien tenue y floja. Sí, ha que reconocerlo, este invierno ha sido malo, malo, malo. Ha sido aburrido y la desidia y la pereza han acampado a sus anchas. Con esta previa del partido, está claro que el resultado no va a ser demasiado bueno. Los entrenadores, entiéndase los empresarios del sector, han planteado el partido a la defensiva. Vamos, a verlas venir. Sí, a eso de estudiar al contrario con pases de tanteo e intentar conocer sus intenciones. Otros entrenadores, vuelva a entenderse profesionales o empresarios de hostelería, han aplicado el "achique de espacios", o, en cristiano, menos mesas y mas espacio entre ellas. Otros han bajado las fichas de sus jugadores o han subido a jugadores del filial para jugar en la "champions" por que sus presupuestos no dan para más. Han aparecido los jugadores exóticos, solo con presencia pero sin sapiencia, sí esos que al presidente del club les cuestan dos duros e intentan que sean figuras a costa de la ilusión de esos pobres diablos. Les prometen mucho, pero les dan poco. El mayor perjudicado, siempre el espectador, ahora entiéndase cliente.

Lo que llevamos de verano, la verdad, es que está siendo raro, raro, raro, y servidor cae en una desaceleración de inspiraciones de dos pares de balones, o mejor dicho, en una crisis de ideas del carajo. Hablando con amigos y compañeros de profesión, la palabra que más se oye es la de tristeza, por encima, incluso, de la palabra crisis. La alegría del consumo se ha convertido en la tiranía del "quiero y no puedo" y para muchos profesionales del sector como servidor, estos tiempos de, siendo políticamente correcto desaceleración económica, nos está valiendo para reflexionar sobre lo bien o lo mal que lo hemos hecho durante estos años de bonanzas y de desmesura en todos los niveles. Llega el momento de ver las jugadas repetidas del primer tiempo y decidir la correcta estrategia para la segunda parte del partido que, como servidor es siempre positivo nunca negativo, seguro será memorable y podremos esperanzarnos con la victoria final. Con trabajo, fe, esperanza y sacrificio seguro que este partido lo vamos a ganar. Reflexionemos.