jueves, 19 de julio de 2012

Reflexiones de verano. (I) Empezando el partido


En estos días estivales, parece que todos ralentizamos un poco más el tiempo y reflexionamos mucho, lo que no significa mejor, de las cosas que nos atañen.
Empieza el partido y es tiempo de ver cómo lo planteamos, cómo lo hemos preparado y sobre todo, ver las primeras jugadas para adaptar o cambiar nuestra táctica. Durante estos días también vamos viendo un poco más de primera mano los resultados de las acciones puntuales que se han venido realizando en el sector turístico y gastronómico provincial. Ahora es el momento del examen y éste va a durar dos meses,  aunque realmente en cuestiones de turismo la calificación es siempre de evaluación continua.
En este año de tiempos inciertos en los que el peso dramático y cruel de una crisis inmerecida en el sector, parece por lo menos incongruente determinadas acciones y actos que ayudan bien pero que bien poco. Durante los mese  de las comuniones y durante esta campaña estival las inspecciones de trabajo en las empresas de hostelería se han acrecentado de una manera totalmente desmesurada. No lo critico pero permítanme que no esté de acuerdo. Durante años se ha dejado al empresariado de la mano y han hecho lo que han querido. Al menos los malos empresarios que afortunadamente en nuestra provincia hay pocos, pero con estas acciones seguramente paguen justo por pecadores. Y ahora desde luego no es el momento. Hace unos días también se protestaba por los horarios de la oficina de información turística. Totalmente de acuerdo, Si no somos capaces a las diez de la noche de un sábado del mes de julio en Alicante, Benidorm o Altea de poder informar a nuestros visitantes, vamos desde luego de mal en peor. Se ha  lanzado una campaña de última hora para captar clientes y turistas a través de las redes sociales y del entorno 2.0 denominada “Vive tu sueño” con un coste de 60.000 euros más IVA. Los resultados están por venir pero de momento en internet ni aparece. Si empezamos el partido con una mala preparación, malo, malo, malo.
A servidor como habrán notado, le apasiona y le encanta el fútbol. En materia de turismo y gastronomía, si nos damos cuenta, estamos durante todo el año disputando un gran partido de fútbol. Y ahora llegan los momentos decisivos del partido. De momento lo estamos empezando y las sensaciones aunque algo faltos de preparación y con algún que otro error de programación, son buenas. El partido se presenta interesante. Hemos aprendido de nuestros errores de pasados encuentros y cada vez más, hemos afianzado un estilo propio en el que poco a poco vamos creyendo más y más. Ahora toca jugar y darlo todo pero por supuesto, sin olvidar que jugamos en casa, que tenemos el mejor equipo posible, que hemos sido capaces de superar todas y cada una de nuestras lesiones y que siempre, siempre jugamos a ganar,
Pues nada, a jugar como sabemos y a esperar y confiar en la victoria. Reflexionemos.