viernes, 11 de enero de 2008

UNA COSECHA DE SABORES

En la zona de la Avenida Pintor Baeza, en la calle Llinares número 9, se encuentra la Taberna "La vendimia", toda una agradable cosecha de buenos y cuidados sabores.

Fernando, un joven y prometedor profesional de la hostelería junto a un gran y compacto equipo, ha diseñado un lugar agradable y cómodo en el que se respira y se palma el gusto por una nueva gastronomía en la que los valores culinarios tradicionales convergen con la más rica vanguardia. Con una corta andadura de solo un año, han conseguido gracias a su trabajo y a su tesón, hacerse un nombre en la renovada e imparable gastronomía alicantina.

En su coqueta y acogedora "taberna" con un estilo agradable y cordial se puede disfrutar de unos suculentos platos de cuchara según el día, los miércoles las "migas" de toda la vida, los jueves un reconstituyente "arroz caldoso" y los viernes un toque andaluz y árabe como es el "cuscús". En la barra junto a la cervecita bien servida, junto al buen vino, fino, jerez o manzanilla, o junto a un rico vermú, no falta nunca la "tapa de la Casa" para acompañar nuestro aperitivo lo que nos hace sentirnos como en casa.

En sus paredes a diario, cuelgan como en las clásicas tabernas la famosa "pizarra", escrita y renovada cada día con las sugerencias que a diario nos propone Fernando según lo que acaba de traer del mercado. Toda una garantía de calidad y frescura.

Su propuesta se aperitivos se completa con el clásico pescado andaluz en "adobo", unas "croquetas de langostinos" muy especiales, las "croquetas de la abuela" como homenaje a la tradición de elaborar estas maravillas con la carne del cocido, unas "tortitas de camarones" o un "morro" delicioso. También podemos saborear las "albóndigas con sepia y carne picada" o unos ricos moluscos como los mejillones, las almejitas finas o unas navajas vivitas y coleando.

Los argumentos de la taberna "La Vendimia" son claros y concisos: que su ya extensa clientela pueda disfrutar de la alegría del aperitivo compartido, de una amplia y variada selección de entraditas y de un plato servido al centro de la mesa como un entrecote trincado acompañado de una de las debilidades de Fernando que es el Pedro Ximenez; o un, no menos especial, "bacalao con crema de queso idiazábal" o un guisado de "rabo de buey" de nota alta.

En "La vendimia", haciendo honor a su nombre, cuidan con mimo y cariño una completa carta de vinos que se renueva constantemente y con unos precios más que razonables. Los postres también son un ejercicio de respeto hacía la tradición y destaca entre ellos, el flan de limón.

Seguro que la Taberna "La vendimia" manteniendo esta buena línea de trabajo y dedicación, seguirá vendimiando buenas cosechas de sabores.